GRANJA ESCUELA ARLANZÓN 3ºEPO


resized DSC 0034¡Qué nervios esa noche, antes de ir a la granja escuela Arlanzón! Y no es para menos, muchos de ellos era la primera vez que salían de casa a dormir sin sus padres.

Después, todo fue un carrusel de emociones: jugar con los compañeros, comer juntos, repartir las habitaciones, hacer rosquillas…

La primera noche, a pesar del cansancio costó dormirse y los profes tuvieron que estar un rato “paseando” por las habitaciones, pero al final, el largo día pudo con ellos.

El segundo día fue aún mejor, desayunar las rosquillas que habíamos hecho el día anterior ¡qué buenas estaban! Los talleres por equipos viendo los animales, plantando lechugas, haciendo papel, un llavero… Por la tarde, juegos de orientación en el pueblo. Todos coincidimos en dar las gracias a los vecinos de Arlanzón por su amabilidad. Y, por fin, el esperado momento de la ducha y de la fiesta ¿Hay que bailar juntos? ¿Qué nos vamos a poner? La música fue fantástica y nos divertimos un montón desfilando para nombrar al rey y la reina del baile ¡Enhorabuena, Julieta y Miguel!

Aquella noche los paseos de los profes por las habitaciones fueron muy cortos, el cuerpo ya no aguantaba más tanta emoción y el sueño nos venció pronto.

La última mañana había un poco de pena a la hora de desayunar, pero había sorpresas aún: poner en marcha un molino de más de 100 años y moler trigo con él no es algo que se haga todos los días, hacer pan con sus propias manos, tampoco es fácil de olvidar.

En fin, creemos que la experiencia ha valido la pena… ¿Su mejor recuerdo? Quizás los cachorros que tuvieron en sus manos en los ratos de descanso.

  • CON OTROS ( en red)

  • Actividades Extraescolares

 
 
 
 

AVISO LEGAL Este sitio utiliza Cookies propias o de terceros